Adivinación en el mundo | Lector psíquico Clara Champbell

ADIVINACIÓN EN EL MUNDO

GRECIA

ONIMORANCIA

Muchos pueblos antiguos creían en la revelación divina a través de los sueños, y los griegos de este periodo de la historia no fueron una excepción, pues apreciaban enormemente la onimorancie.

Los Oneiroi (= Cantos en griego antiguo) eran incluso deidades que personificaban los sueños. Y sus sueños transmitían la voluntad de los dioses.

Los antiguos griegos practicaban la adivinación en santuarios oraculares.

En Homero, Odisea, (XIX, 535-550)

Penélope le dice a Ulises
Ven. Aconséjame: me ha venido un sueño, que voy a contarte… ‘

Así pues, sus prácticas adivinatorias incluían la interpretación de sus sueños, que se tomaban muy en serio, el análisis de presagios, coincidencias, el vuelo de las aves, la interpretación de las formas y reflejos de las vísceras de los animales sacrificados y la interpretación de las llamas y el humo de los sacrificios de animales.

LA PITÍA

ORÁCULOS DE LOS ARÚSPICES

El arúspice era el adivino que leía el futuro en las entrañas de los animales sacrificados.

La adivinación está atestiguada en Roma desde el siglo III a.C.

El verbo latino divinare se traduce como “presentir, adivinar, prever” y es sinónimo del griego mantikê ,

La práctica de la adivinación estaba vinculada a su religión, ya que no sólo predecía y auguraba acontecimientos, sino que también daba a conocer la voluntad y el consejo de sus dioses en la situación que se estaba viviendo.

Algunos lugares oraculares siguen siendo famosos hoy en día, como los de Delfos, Dodona u Olimpia, mientras que otros han caído un poco en el olvido. Sin embargo, se pueden encontrar pruebas arqueológicas o iconográficas de estas comunicaciones entre el hombre y sus deidades en Zeus y su hijo Apolo, las dos principales deidades mánticas del panteón griego.

En el centro del santuario, la Pitia se sentaba con un velo sobre la cabeza y laurel y phiale como ofrendas. El dios responde a las preguntas a través de la boca de la Pitia.

Hay pruebas de que los poetas se dedicaron a poner en verso las respuestas divinas.

Los romanos, por su parte, lo utilizaban principalmente para que los dioses validaran sus estrategias políticas o militares, preguntándoles, por ejemplo, si debían o no entablar batalla.

Sin embargo, cuando un romano se encontraba en una encrucijada en su vida personal o laboral, no dudaba en recurrir a la bibliomancia. A partir de un pasaje o una frase de un libro abierto en una página al azar, extraía la respuesta divina.

FRANCIA, en el siglo XVI,

Nostradamus

Su obra “Les Prophéties” no tuvo mucho éxito, pero sus pronósticos anuales se esperaban con impaciencia.

Michel de Nostredame (conocido como Nostradamus) nació en 1503, médico y boticario que, como muchos médicos de la época, también era astrólogo.

Sus predicciones astrológicas tuvieron tanto éxito que fue visitado por el rey Carlos IX y recibió el título de médico de la corte.

El ingeniero polaco Stephan Ossowiecki (1877) fue uno de los clarividentes más dotados que estudiaron los metapsicólogos en la década de 1920. Su abuela paterna era famosa en su entorno por su don de lucidez, su madre y uno de sus hermanos también lo poseían, y desde niño notó que era capaz de adivinar los pensamientos de sus compañeros de juego.

Según la biografía del doctor Geley en su libro L’ectoplasmie et la clairvoyance, el joven polaco estudió ingeniería en Petrogrado (Rusia) y empezó a hacerse famoso por sus extrañas habilidades. En su escuela, el día del examen se pedía a los candidatos que sacaran un tema de entre sobres cerrados, y Ossowiecki, para asombro de sus profesores, conseguía responder a las preguntas sin abrir los sobres.  Su fama de clarividente se extendió a Polonia, donde Richet le conoció en 1921. En 1923, el Institut métapsychique le invitó a París para estudiar sus facultades metagnómicas.

Stephan Ossowiecki, POLONIA y RUSIA

Es uno de los clarividentes más dotados y más estudiados por los científicos.

Nació en Moscú en 1877. Su padre era un científico y químico que fundó una empresa química, y su madre, miembro de la aristocracia polaca del Este. Hablaba polaco, su lengua materna, además de ruso, francés e inglés.

Se licenció en ingeniería en el Instituto Tecnológico de San Petersburgo.

Su madre y su abuela eran clarividentes y practicaban la escritura automática.

Seguía siendo muy humilde pero bon vivant, disfrutaba con la buena comida, el buen vino y la compañía de las mujeres, y uno de sus sueños era demostrar que los seres humanos tenían poderes clarividentes no reconocidos. Ofreció sus servicios a los científicos que trabajaban en la clarividencia. Al mismo tiempo, ayudaba a los arqueólogos con su fantástico don.

Durante la Segunda Guerra Mundial, en lugar de abandonar Varsovia, donde se encontraba, optó por quedarse y utilizar sus dones para ayudar a las familias que buscaban a sus seres queridos hechos prisioneros por los alemanes. En agosto de 1944, como todos los de su barrio, desapareció.

Consulaciones conexas

Comments are closed.