Los Orígenes De La Lectura Psíquica | Clara Champbell

ORÍGENES DE LA LECTURA PSÍQUICA

Desde la noche de los tiempos, el hombre siempre ha tratado de saber lo que le depara el futuro valiéndose de soportes: Arena, semillas, piedras, trozos de madera, humo, plantas, árboles, nubes, cangrejos y los presagios leídos en las entrañas de los animales sacrificados o en el vuelo de los pájaros, cartas, destellos, destellos de piedras, té, posos de café, péndulo, bola de cristal…

En la prehistoria, el descubrimiento del fuego frotando trozos de madera, o chocando una piedra dura con otra, permitió a los hombres poder iluminar sus cuevas, calentarse, cocinar su caza, y luego practicar rituales. intentando leer las llamas.

La antropología de los cazadores-recolectores muestra claramente que no hay separación entre actividades sagradas y no sagradas y que recurrir a fuerzas superiores forma parte del pensamiento humano;

Los artistas rupestres utilizaron las paredes y sus relieves como en la cueva de Lascaux, donde eligieron una pared con una geometría muy especial (pared en forma de diedro abierta como un libro) para poder pintar un bisonte en cada cara, dando una impresión de relieve y sensación de aceleración y caída de estos grandes bisontes hacia los observadores que se encuentran debajo. Según la mayoría de los científicos que las han estudiado, incluidos algunos que han dedicado su vida a su trabajo, estas pinturas fueron creadas con fines de rituales espirituales.


Eruditos, científicos, etnólogos, arqueólogos, antropólogos, historiadores que interpretan estas obras milenios después de su creación, ya no piensan que el objetivo de nuestros antepasados prehistóricos fuera puramente artístico.

Algunos frisos se realizaron en el centro de una gran sala de la cueva, pero otras pinturas murales o grabados de animales se encuentran aún más lejos de la entrada de la cueva, escondidos en pequeños rincones de las cavernas, de muy difícil acceso, con muy poca luz. Para poder ver estas pinturas, incluso hay que tumbarse, algunas de las cuales sólo son visibles para una persona.
Su arte se habría basado en la práctica de un culto a la caza, compuesto de espiritualidad y magia cinegética, obras creadas y ocultas para ser vistas por los iniciados.

Dada la evolución de la calidad y los detalles de los dibujos y de la técnica utilizada, los estudiosos llegaron a la conclusión de que cuanto más realista era la pintura, más infundían nuestros Antepasados en sus cuadros la magia de una próxima caza poderosa y muy fructífera.

En las sociedades de nuestros llamados Antepasados Primitivos, las obras de arte eran para compartir y se creaban para los demás, para el grupo, el clan, no para la gloria del propio artista.

Algunos investigadores han deducido de sus estudios un vínculo entre las pinturas rupestres y los objetos encontrados en el chamanismo, la religión favorita de los pueblos cazadores.

CHAMANISMO

El chamanismo es creer en dos mundos, uno de los cuales tiene consecuencias sobre el otro y que todo tiene un alma y un espíritu.

El Chamán se comunica con los espíritus de los Antepasados, los espíritus aliados, los espíritus guardianes, los espíritus de la Naturaleza: por ejemplo los de las plantas, los animales, las piedras, el espíritu del bosque, el espíritu del agua, las hadas, los unicornios. Para recibir mensajes y consejos, el camino, y así ayudar a la persona a encontrar la armonía de su cuerpo y alma en ósmosis con los ciclos de la Naturaleza Divina.

En el chamanismo, un grupo de personas en la misma vibración es también un espíritu. el ser humano es un elemento de la gran naturaleza y acercándose a ella, encuentra allí los códigos.

En trance, el viaje chamánico sitúa al chamán en un estado muy poderoso de intuición y mediumnidad, conectando con un espacio que contiene todos los recuerdos, el conocimiento y la creatividad.

Del animal capta la fuerza, las cualidades, el instinto, la libertad, la adaptación, la energía, los medios de supervivencia.

La sabiduría chamánica es vivir en armonía y tranquilidad con los demás, estar ahí para los que lo necesitan y también vivir en armonía con uno mismo porque ser duro con uno mismo crea una niebla espesa en la mente.

Consulaciones conexas

Comments are closed.